Skip to main content

La medicina durante el S.XXI ha sufrido numerosas mejoras que sobre todo se han visto reflejadas en el campo de estudio de la Medicina Tradicional.

Se han desarrollado otras ciencias sanitarias que tienen la capacidad de ayudar y complementar a la medicina que conocíamos.

La medicina complementaria abarca diferentes métodos y terapias curativas que se emplean como suplemento a algunos tratamientos estándares. Es una práctica que durante muchos años se ha distanciado de la medicina tradicional. Hasta hace relativamente poco, los médicos tradicionales no solían emplearla, pero en los últimos años, lo cierto es, que cada vez se utiliza con mayor frecuencia.

¿EN QUÉ CONSISTE Y CUÁNDO PUEDE USARSE LA MEDICINA COMPLEMENTARIA?

La medicina complementaria o alternativa consiste en emplear diferentes terapias con hierbas, alimentación específica, ejercicios físicos, meditación, acupuntura o masajes, como complemento a tratamientos de medicina tradicional. Las terapias buscan cuidar el cuerpo desde el punto de vista global: mimando cuerpo y mente.

Puede utilizarse para:

  • Hacer frente a los efectos secundarios de determinadas enfermedades, como náuseas, dolor y fatiga.
  • Aliviar la preocupación y el estrés.

Los médicos suelen emplear medicina alternativa como complemento a algunos tratamientos estándares. Está demostrado que es muy útil para paliar el dolor, malestares y otros síntomas.

TERAPIAS DE MEDICINA COMPLEMENTARIA MÁS COMUNES:

  • ACUPUNTURA: Es una práctica cuyos orígenes se encuentran en China y Japón. Consiste en introducir agujas muy finas en zonas estratégicas del cuerpo para aliviar determinados dolores.
  • HOMEOPATÍA: Es una técnica que consiste en utilizar para curar una enfermedad la misma sustancia que lo causa en una mínima cantidad y diluida en agua.
  • REFLEXOLOGÍA: Consiste en masajear determinados puntos de los pies, manos, nariz u orejas para producir un efecto beneficioso en un órgano que se sitúe en otro lugar.
  • OSTEOPATÍA: Trata diferentes dolencias del cuerpo a través del masaje y la manipulación física de huesos y músculos.
  • REIKI: Es una técnica japonesa a través de la cual una persona transfiere energía a través de sus manos para curar al paciente.

Es importante saber que éste tipo de medicina complementaria o alternativa no debe sustituir a la medicina convencional que actualmente conocemos, siempre debe considerarse un complemento en sí misma. Numerosos estudios confirman que el uso conjunto de técnicas alternativas y tradicionales puede conseguir resultados beneficiosos para los pacientes en un periodo de tiempo menor.

¡Recuerda! La medicina que más se investiga y desarrolla en nuestro país es la medicina tradicional. Por ello, debes informarte correctamente antes de comenzar cualquier tipo de tratamiento y sobre todo, ponerte en manos de un buen profesional que estudie tu caso y sepa qué tratamiento es el más adecuado para tí.